NUESTRA HISTORIA

El Centro de Desarrollo Infantil y Atención Precoz (CDIAP) Baix Camp y Priorat inicia su actividad en octubre de 1989. Cuenta con una larga trayectoria en el ámbito de la atención a la pequeña infancia y a sus familias.

Las dependencias del Instituto del Dr. Frías del Ayuntamiento de Reus acogieron el primer servicio del CDIAP. El centro nació en un momento de sectorización de los servicios de atención precoz por iniciativa del Departament de Benestar Social y del Ayuntamiento de Reus. Un pequeño equipo de atención precoz que con el tiempo ha ido creciendo en número de usuarios y de profesionales, haciendo que las necesidades del centro también cambiaran.

«Finalmente, es intentar comprender, movernos y ser capaces
de extraer conclusiones del complejo mundo de las interacciones humanas» 

Así, en marzo de 2008 el CDIAP cambia su sede por la actual, ubicada en la Carretera de Castellvell. Nuevas instalaciones con espacios amplios, luminosos y adecuados para atender a los usuarios en un entorno de calidad. Este nuevo espacio posibilita también el crecimiento del equipo de profesionales para poder atender mejor a cada una de las familias que acuden a nuestro Servicio.

En este sentido, el equipo incorpora los diferentes perfiles que señala el Decreto de Atención Precoz y se dota el servicio de profesionales necesarios, para atender el crecimiento del número de usuarios.

A lo largo de este tiempo el Servicio ha crecido no solamente en usuarios, profesionales y espacio físico, también ha ido cambiando su metodología de trabajo y la comprensión de la compleja realidad de la atención a la infancia más frágil. Porque es en el ámbito de la fragilidad humana dónde los profesionales del CDIAP tienen que ejercer su labor, ofreciendo a los niños física y emocionalmente más débiles y a sus padres el soporte terapéutico más adecuado.

Es obligación del equipo pensar, resituar y redefinir los planteamientos teóricos que sustentan su funcionamiento; reflexionar sobre los efectos que tienen en el niño y en su familia nuestras propuestas de intervención, las relaciones y acciones que se establecen dentro del sistema familiar y las que nosotros -el equipo terapéutico- establecemos con este sistema, con el nuestro propio y con el resto de sistemas en los que estamos inmersos.